La Ciudad no es un Laboratorio.

01Dec14

por Dpr-barcelona — Viernes, 25 de julio de 2014

‘Igual que en la pseudociencia de la sangría, en la pseudociencia de la reconstrucción y planificación de la ciudad, se han erigido años de aprendizaje y una plétora de dogmas sutiles y complicados basados en sinsentidos’.
Jane Jacobs, The Death and Life of Great American Cities.

De innovación, de fabricación digital, de civismo y creatividad ciudadana. De un tiempo a esta parte las referencias a la ciudad como un laboratorio se han multiplicado hasta el punto de ser algo más que una metáfora y convertirse en materia de Workshops, Seminarios y Proyectos. El título de este post está tomado del aporte de Leah Meisterling al ARPA Journal, en el que hace un llamado para la introducción de variables éticas en la práctica urbanística. Para desarrollar su tesis parte de dos premisas básicas que nos han llamado poderosamente la atención: 1) La Ciudad no es un laboratorio y 2) El Urbanismo no es un experimento. Ya en 1961 Jane Jacobs hacía referencia a la planificación urbana moderna como una pseudociencia “con una obsesión casi neurótica en su determinación de imitar los fracasos y en ignorar los éxitos empíricos”.

Meisterling nos recuerda que un laboratorio es un ambiente controlado en el que se trabaja con una serie de variables aisladas, que se pueden medir e interpretar. Pero además, una de las características esenciales de las pruebas experimentales es que pueden reproducirse de manera controlada para contrastar y verificar los resultados. Como sistema dinámico la ciudad produce abundantes fenómenos sin control, sus condiciones no están calibradas frente a valores de referencia absolutos; sus resultados son relativos y siempre relacionales. Por lo tanto es muy difícil que estos resultados puedan reproducirse y menos aún replicarse y plantearse como conocimiento científico de la ciudad. Las prácticas de urbanismo aplicado también son cuestionables ya que el “testeo en el campo” de ideas constituye en sí mismo un despliegue completo y solo varía en la escala de intervención. En este sentido se produce una alteración de las dinámicas pre-existentes, las cuales no pueden restablecerse para iniciar de nuevo el experimento y por lo tanto imposibilita su réplica.

Leer el artículo completo

Advertisements


No Responses Yet to “La Ciudad no es un Laboratorio.”

  1. Leave a Comment

Leave a Reply

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: