El fuerte arquitecto débil

07Feb15

“No es necesario que lo verdadero tome siempre cuerpo, es suficiente con que aletee alrededor, como si fuera un espíritu y que provoque una suerte de acorde; como cuando el tañido de una campana suena amistosamente aportándonos un poco de paz.”

Wolfgang Goethe

El filósofo Gianni Vattimo definió el pensamiento débil; se entiende como contrario al pensamiento fuerte, que es aquel potente, agresivo, cargado de contenido y difícil de evolucionar. Podría recordar a la filosofía de Nietzsche y su diferenciación entre señores (fuertes) y esclavos (débiles) basada en su voluntad de poder. Esta voluntad de poder es entendida aquí como el ansia de manifestar con contundencia una idea. Su opuesto, el pensamiento débil, reniega de la contundencia para presentar las ideas con sensibilidad hacia lo existente, con prudencia.

¿Cómo se relaciona esto con la arquitectura y el arquitecto?

La expresión “arquitectura débil”, explorada por el arquitecto Ignasi de Solà-Morales en su escrito homónimo de 1987, hace alusión al concepto de “pensamiento débil” definido por el filósofo Gianni Vattimo.

Solà-Morales ve en ese concepto una interpretación de la situación intelectual y particularmente estética de la cultura contemporánea. Entiende que hay una relación directa entre esta interpretación y la arquitectura, y traspasa el significado “débil” a la disciplina de la siguiente forma: “arquitectura débil será aquella que se implanta de manera suave y tangencial en un contexto dado, en vez de potente y directa”. 

Esta voluntad de, como arquitecto, pasar desapercibido y ceder el protagonismo al edificio en si y a los usuarios es, según las definiciones aquí dadas, una mentalidad débil. Una mentalidad alejada de la posición egocéntrica y el afán de protagonismo de la arquitectura contemporánea.

Esta idea de arquitectura débil se trata, paradójicamente, de una idea muy poderosa. Una exitosa aplicación mostrará la elegancia de la obra de arte que acepta un rol secundario en un momento espacio-tiempo concreto.

La percepción débil en ese momento será entendida ante la emoción de la memoria: el gusto de la poesía un tiempo después de haberla leído, el sabor de la música un tiempo después de haberla oído, el recuerdo de la arquitectura un tiempo después de haberla visto.

Leer el articulo completo 

Advertisements


No Responses Yet to “El fuerte arquitecto débil”

  1. Leave a Comment

Leave a Reply

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: